FINCA LAS CARABALLAS (www.lascaraballas.com)

Orígenes

Han pasado ya unos cuantos años, pero parece que fue ayer cuando nos decidimos a llevar a cabo este proyecto que hoy, después de tantas penas y alegrías, ha cogido forma y empieza a darnos las satisfacciones propias de ver crecer a un hijo sano y fuerte.

La primera vez que vimos la finca Las Caraballas supimos que era allí y no en ningún otro lugar que la idea que llevábamos tantos años germinando cogería forma al fin.

Por su situación, por su belleza, por las vistas que ofrece, por la gran masa forestal que la completa. Siempre fuimos amantes de la naturaleza, y poder desarrollar un proyecto sostenible en el que trabajemos en perfecta armonía con la naturaleza y el entorno se nos antoja la mejor forma de agricultura posible, y la única apuesta de futuro en el sector.

La verdad es que los primeros años fueron arduos y complicados. Todo estaba por hacer. Disponíamos de 140Ha de terreno hostil donde la fertilidad de la tierra era ya muy reducida. Los trabajos de recuperación del suelo nos tuvieron en vilo durante meses antes de poder, por fin, realizar la primera plantación de 35Ha de viñedo. Recuerdo con especial emoción nuestros inicios en la colaboración medioambiental. La naturaleza es un sistema perfecto de vida donde fauna y flora conviven en perfecta armonía. ¿Cómo íbamos a destinar tano espacio a una sola forma de vida? La propia recuperación de la tierra nos estaba aportando una hermosa cubierta vegetal, insectos y pequeños mamíferos, así que decidimos convertir nuestro pequeño ecosistema en un espacio perfecto para la convivencia de distintas aves rapaces que a su vez, según su condición natural, colaborarían en la prevención de plagas de insectos y topillos. Es emocionante ver cuán sabia es la naturaleza y cómo nos proporciona los medios para que la fauna y la flora evolucionen según un equilibrio perfecto para el desarrollo de todas las formas de vida.

Nos pusimos en contacto con GREFA para gestionar el tema del control de plagas mediante el fomento de aves rapaces. Introdujimos más de 20 cajas nido por toda la finca para facilitar la cría y desarrollo de cernícalos, y antes de que nos diéramos cuenta teníamos a toda una familia de estas hermosas aves sobrevolando y protegiendo la finca.

El Centro de Recuperación de Aves de Valladolid nos proporcionó las primeras lechuzas que también anidarían en nuestras cajas nido o en las ramas de los pinos que conforman la extensa masa forestal que complementa nuestra finca.

La antigua finca Las Caraballas rebosaba ahora vida. Jamás olvidaré el descubrimiento de los primeros brotes de viñedo sobresaliendo de los pequeños tubos que las sostenían, los primeros cernícalos mudándose a nuestro pequeño universo natural; descubrir entre el follaje de los viñedos un nido con sus minúsculos huevos. La primera vendimia de uva verdejo y, por supuesto, la primera cata de un mosto 100% natural que provenía íntegramente de nuestras cepas, de nuestra pequeño universo natural. Pero seguimos adelante. Seguimos apostando por un proyecto que abogue por una naturaleza viva y real. Y a una extensión cada vez mayor de viñedo y pinar añadimos 30Ha de plantación de pistacho ecológico.

Hoy en día nuestro viñedo tiene ya una extensión de 60 Ha y elaboramos nuestro vino Caraballas, generoso y exquisito en todos los sentidos. Me siento especialmente orgulloso de este caldo, que nace de la cepa, pero del suelo, de una tierra viva y fértil que hemos logrado recuperar después de años de esfuerzo y – sobre todo – paciencia.

Llegados a este punto, el sentimiento que me alberga es de agradecimiento a todas las personas que, como yo, no dejaron de velar por un sueño que como a mí les absorbió, y no dejaron de esforzarse por palpar las mejoras que cada día la tierra nos iba regalando. Ha sido un camino largo, pero me emociona pensar en todo lo que hemos conseguido y todo lo que la propia tierra, de algún modo, nos ha regalado como agradecimiento a nuestro más sincero respeto y aprecio. Las Caraballas se ha convertido en mi particular campo de sueños.

Bodega

La elaboración seguida para la obtención de los vinos Caraballas responde a una forma de enología de calidad, enmarcada dentro de las buenas prácticas de elaboración de vino ecológico internacionales. En este proceso continuamos cuidando y mimando todos y cada uno de los detalles respetando siempre el proceso natural para la obtención de vino usando tecnología de última generación. Modernidad y tradición fundidos una vez más para la obtención de un producto de la mas alta calidad.

Cuando las uvas alcanzan su madurez óptima y se encuentran en el máximo nivel de calidad se realiza la vendimia. Esto viene siendo a finales de Septiembre. Las bondades de nuestro clima nos ofrecen el frescor de la noche (15ºC) para la recolección del fruto mediante vendimia mecanizada, y llegada a la bodega de forma inmediata. Todos estos factores nos permiten que las uvas lleguen al lagar en las mejores condiciones y sin sufrir ningún proceso de oxidación.

Realizamos un estrujado y refrigerado de las uvas (10º), para su posterior maceración pelicular en frío y suave prensado que nos permite obtener lo mejor de nuestras uvas. El mosto obtenido sigue un proceso de decantación natural en frío, que nos da mostos limpios listos para su fermentación. En Caraballas, apostamos por las fermentaciones naturales, sin levaduras ni nutrientes tecnológicos comerciales, pues sabemos de la procedencia y calidad de nuestra materia prima.

La fermentación se desarrolla a temperatura controlada de 15ºC. Posteriormente se realiza la estabilización y filtrado de los vinos. Los ayudantes enológicos usados para este proceso son siempre de origen natural, a muy bajas dosis. El contenido de sulfitos en nuestros vinos es bajo, tal y como marcan las pautas de elaboración de vino ecológico de referencia. Todos y cada uno de los procesos son seguidos por un riguroso sistema de calidad.

En consonancia con nuestra filosofía, cuidamos todos nuestros productos con el máximo detalle, utilizamos tapones de corcho natural certificado FSC en colaboración con el proyecto Vino Ecológico y corcho FSC de WWF España, ayudando así a la gestión responsable de los alcornocales mediterráneos.

FINCA LAS CARABALLAS RUEDA 2011

7

Catado en

Cata privada junio de 2012

Denominación de Origen

Rueda

Tipo

Vino Blanco Joven Semidulce

Varietales

Sauvignon blanc y verdejo ecológico

Añada

2011

Elaboración

Elaborado con uvas de la variedad Sauvignon Blanc y Verdejo, este vino se convierte en un capricho de elaboración clásica y exclusiva, que se reduce a una producción anual muy limitada de una única parcela de la finca Caraballas.

Grado Alcohólico

12% Vol.

Precio aproximado

10€

Nota de cata de Nos Gusta el Vino

Color: Amarillo verdoso brillante.

Olor: Miel, plátano, pera, manzana al horno, albaricoque, mango.

Boca: Buena acidez, muy equilibrado, fresco, goloso, elegante, sedoso, cremoso y muy largo. Recuerdos a pera y piña principalmente.

Comentario de Nos Gusta el Vino

Un vino semidulce increíble, de esos que deseas que nunca se acabe, con una RCP excelente, que lo único negativo que veo es que la botella sólo sea de medio litro, con lo cual se termina demasiado rápido. Un vino completamente recomendable. Como veis en la foto le buscamos un buen maridaje, con una mousse de foie de pato con mermelada de arándanos, seguido de embutidos ibéricos, un maridaje totalmente recomendado.


About the author

Xavier Valls Gutierrez Community Manager y SEO especializado en el sector del vino, los destilados y el enoturismo. Mi Perfil en Google+:Xavier Valls Gutierrez. Mi Perfil en Linkedin: Xavier Valls Gutierrez. Indice Klout: 61.

GD Star Rating
loading...